Section not currently available in english Go to home page

Columnas

La situación del peso mexicano con peras, manzanas... y aguacates

El peso mexicano y el dólar estadounidense.

Despiertas y te preparas para salir a las calles de la ciudad, eliges el pavimento en mejor estado y de pronto un semáforo en rojo, te detienes y parece eterno y al tener el tiempo de observar, miras alrededor a los cientos de comercios que hay y entre ellos un letrero que casi siempre, al ser ciudad fronteriza, nos llama mucho la atención, el precio del dólar.

Un letrero cotidiano que seguramente todos vemos, pero ¿a qué se debe su valor? ¿Por qué sube o baja? ¿Es estable? Intentaré explicar esto desde la perspectiva del ciudadano que no es experto en economía pues en toda cuestión económica pareciera que está destinado a ser complicado.

Antes unos términos para tomar en cuenta. Moneda local: es la moneda de mi país. Comercio doméstico: es el comercio en el interior de mi país. Dólar: es la moneda de cambio internacional, también conocida como divisa. Revaluación: aumento de la moneda local en relación con una moneda extranjera. Devaluación: es la pérdida del valor de una moneda frente a otras monedas extranjeras.

¿Recuerdan cuando el precio del aguacate se disparó y hasta memes salieron de “ponle aguacate”? Pues vamos a utilizarlo, el aguacate es algo muy mexicano y de una gran aceptación por parte de la mayoría, es decir ¿a quién no le gusta el aguacate?

Utilizando este recurso vamos a utilizar como analogía el precio del aguacate con el precio del dólar. Si hay cosecha de aguacates entonces el precio baja, tengo que pagar menos dinero por un aguacate. Si hay escasez en la cosecha, hay pocos en el mercado por lo que el precio de éste es alto, voy a pagar más dinero por un aguacate. Es como cuando vamos al supermercado y vemos el precio de algún producto de cosecha y se dice que no es temporada.

Ahora transformemos esta situación a los dólares, si en el comercio doméstico están circulando muchos dólares el precio de éste bajará, pagaremos menos pesos mexicanos por un dólar y esto quiere decir que la moneda nacional, el peso se revalúa, es decir, el peso gana valor frente al dólar. Por el contrario, si en el comercio doméstico circulan pocos dólares, el precio de éstos subirá y la moneda nacional se devalúa, tendrás que pagar más por un dólar, es decir pierde valor.

Para entender toda esta competencia de monedas utilizaremos una “balanza monetaria”, si la moneda local se revalúa el dólar se devalúa, si el dólar se revalúa la moneda local se devalúa. En realidad es una cuestión de proporciones. Tienes x dólares y x moneda local, si entra el doble de dólares, pero circula el triple de la moneda local, la moneda local se devalúa.

En 2008 Estados Unidos sufrió una gran crisis económica, en aquel entonces, la Reserva Federal, que funge como el banco central de ese país, llevó las tasas de interés al 0%, de manera que pedir un préstamo fuera muy sencillo. Esta medida se tomó para que empresas y particulares consiguieran créditos y compraran más, lo que reactivaría la economía. A partir del fin de esta política, automáticamente comienzan a haber menos dólares en el mercado, por lo que esta moneda se cotiza más cara en obediencia a la ley de la oferta y la demanda.

Ahora, no se sabe cuánto subirán las tasas de interés, por lo que inversionistas cambian sus pesos por dólares para tener seguridad financiera, pues es la divisa por excelencia, y esta fuga debilita a economías emergentes como la mexicana además de la falta de optimismo en los mercados internacionales respecto a la recuperación económica global y de México hace que no se quiera invertir en el país, lo que hace que no entren dólares por lo que sigue habiendo escasez y como el aguacate, subirá de precio. 

Este es uno de los muchos factores que afectan el valor del peso sobre el dólar, las inversiones extranjeras en el país, las importaciones y exportaciones de productos nacionales y extranjeros, las mismas compras locales o extranjeras influyen, no queda más que esperar una estabilidad. 

Y a pesar de todo en este último año se ha mantenido una estabilidad del peso frente al dólar (aproximadamente $19.40 el tipo de cambio), a veces más o a veces menos, no sube de $20.00 pero no baja de %19.00, bueno o malo dependiendo el poder adquisitivo del lector en momento, estamos en esa estabilidad, por el momento. 

Todo lo relacionado a la economía es complicado, en estos momentos la moneda está estable (para algunos estancada) pero puede, como una montaña rusa, subir y bajar, pánico y éxtasis, toda la economía mundial se mueve día a día mientras, en las calles de la ciudad, el semáforo se pone en verde y continúas tu camino.

Árticulos relacionados

Dualidad fronteriza

Uno no elige dónde nacer, pero elige dónde vivir.

Rubén Alcalá

No hay comentarios en este momento
¡Dejanos uno presionando el recuadro de "Dejar un comentario"!